PRÓXIMA PARADA: LAS NUBES

PRÓXIMA PARADA: LAS NUBES

Volar en parapente y dejarse los miedos a 800 metros de altura

Saltar desde lo alto de una colina, planear y sentirse libre. Así son las cosas en Cerro Castelar, Villar del Arzobispo. Allí el parte meteorológico y la convicción de cada piloto se convierten en la clave para disfrutar de un placentero paseo por las nubes.

En la entrada a La Serranía, a tan sólo 50 kilómetros de Valencia y muy cerca del Parque Natural de Chera. Justo allí,se encuentra la base de la Escuela de parapente “Parapente Valencia”. A unos 600 metros del nivel del mar, con un espacio relativo para despegar y aterrizar cómodamente. Cerro Castelar se convierte cada tarde en el punto de encuentro para los amantes del parapente.

La primera vez nunca se olvida.Creo que esta frase sirve para casi todo en la vida. Y aunque no estoy segura de que todo el mundo tenga una lista de cosas que hacer, yo si tengo la mía y voy tachando cada experiencia conseguida. Volar en parapente era uno de mis imprescindibles, estaba en mi top ten y ahora puedo decir orgullosa y feliz ¡misión cumplida!

Todo empezó hace algunos meses, cuando le eché el ojo a la Escuela de Parapente Valencia. Ellos suelen volar en Villar del Arzobispo y pensé que sería sin duda una experiencia bonita de vivir y sobre todo, bonita de contar. Así que me puse manos a la obra y contacté con el míster, Carlos Portillo.

Tras unos minutos de conversación telefónica supe que llegaríamos a un entendimiento. Me contagió su pasión y me habló de la experiencia en vuelo biplaza. Me contó que yo iría sujeta junto a él con una silla arnés en la que mi única misión era dejarme llevar y disfrutar. Hubo trato, pero como todo lo bueno, se hizo esperar.

VER ARTÍCULO COMPLETO

Share

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *